La Romantica

Entérate

Los padres de la pequeña, quien se volvió famosa gracias a sus simpáticos gestos, han lanzado una petición a los usuarios en internet para que dejen de tomar y reproducir las fotografías de su hija. Te contamos los motivos por los que podrían demandar.

Adiós a los stickers de la niña coreana.

Los stickers de WhatsApp se han convertido en una forma divertida y sencilla de comunicarse mediante imágenes o animaciones en movimiento que pudieran reemplazar a los mensajes escritos. De este nuevo método de comunicación surgieron personajes famosos que contaban con su propia colección de stickers, hechos por los propios usuarios o descargados desde alguna app.

Y este es el caso de Rohee mejor conocida como “La niña coreana de WhatsApp”, una pequeña que le dio la vuelta al mundo debido a su peculiar forma de expresarse.

Las imágenes de la pequeña le han dado la vuelta al mundo y, como era de esperarse, la fama llegó a la vida de Rohee. Pero tras toda esa popularidad llegó un anuncio de sus padres en el que solicitan dejar de tomar, reproducir o compartir las fotografías de su hija.

Rohee, la niña que conquistó internet

La historia de Rohee, una pequeña de tan solo cuatro años de edad, originaria de Corea del Sur, comenzó con su cuenta en Instagram en donde su madre compartía imágenes cotidianas de la niña. Con el tiempo, la pequeña comenzó a llamar la atención gracias a sus tiernos gestos en cualquier situación, y a sus singulares atuendos que combinaba con la ocasión o el sitio en la que se encontrara, volviéndose así una “mini influencer”.

En el perfil de la menor es común encontrar el recuento de sus días, sus cumpleaños, tardes en la escuela o sus momentos de diversión en compañía de su madre y hermana. Contenido que la catapultó como un ícono infantil y, más tarde, logró atraer la atención de campañas publicitarias y marcas.

La niña coreana se despide de los stickers en WhatsApp

Pese a que su popularidad no ha dejado de crecer, ahora los padres han tomado la decisión de limitar el uso que se le da a las imágenes de Rohee, y no es para proteger a la pequeña, sino por una cuestión comercial.

Y es que, si bien sus perfiles en redes sociales ayudaron a la menor a popularizarse, debido a que diversas marcas la han buscado para que sea el rostro de algún campaña o producto, la reproducción de las fotografías podría significar el rompimiento a uno de los contratos y, en consecuencia, una demanda a quien no respete esta petición.

El anuncio “No copies ni captures fotos sin permiso” puede leerse en su cuenta principal de Instagram @jinmiran_ en donde suma más de 1.4 millones de seguidores.

Aunque esta advertencia va dirigida para aquellos que reproduzcan las imágenes con fines lucrativos o comerciales, es probable que, si su madre desea registrar el nombre y rostro de su hija, todos los usos no autorizados de la pequeña sean prohibidos y desaparezcan paulatinamente. Algo que, de acuerdo con los términos de servicio de WhatsApp, podría detectarse como distribución indebida de propiedad intelectual, por lo que podrían bloquearse o eliminarse todas las paqueterías que almacenen stickers de Rohee.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *