La Romantica 92.9 FM

Entérate

por qué bostezamos

¿Por qué bostezamos? Aquí te lo decimos

Desde los bebés hasta los adultos mayores, todos lo hacemos. Es más, hay evidencia que indica que incluso desde que estamos en el vientre materno. Sabemos que tiene una relación importante, pero no exclusiva, con el cansancio y que también lo hacen otras especies animales. Las investigaciones develan poco a poco más información, pero aún no nos queda claro, por qué bostezamos.

Un bostezo dura en promedio 6 segundos, tiempo en el que el ritmo cardiaco puede aumentar hasta en un 30%. Quizá la teoría más famosa sobre el sentido de los bostezos es la que propone que lo hacemos para oxigenar el cerebro. La idea detrás de ella es que cuando estamos aburridos o cansados, respiramos más despacio y bostezar sirve para regular el nivel de oxigenación. Sin embargo, diversas investigaciones la han refutado al encontrar que no existe relación entre la frecuencia y longitud de los bostezos, y la cantidad de oxígeno o dióxido de carbono en la sangre. Además, al bostezar no solo abrimos la boca, también estiramos algunos músculos faciales, inclinamos la cabeza y se humedecen nuestros ojos.

Una teoría más reciente propone que bostezamos para enfriar el cerebro. Gary Hack, investigador de la Universidad de Maryland, sugiere que al bostezar se expanden y contraen las paredes del seno maxilar, lo que sirve para bombear aire fresco al cerebro y así bajar su temperatura. Al igual que sucede con los ordenadores, este enfriamiento sirve para mantener la eficiencia mental.

Si bien aún no hay consenso sobre la función de los bostezos, sí lo hay con respecto a su contagiosidad. Si ves a alguien bostezar, lo más probable es que en los próximos 5 minutos, lo imites. Es mucho más factible además, si esa persona es tu amigo o familiar y es que la empatía juega un papel importante en este contagio. Estudios con técnicas de resonancia magnética han podido comprobar que se relaciona con activación de las áreas cerebrales relacionadas con las neuronas espejo.

Un bostezo es incluso más contagioso que la risa y de hecho, también sucede si te muestran videos de gente bostezando, piensas en un bostezo o lees muchas veces la palabra bostezo. ¿Ya lo estás haciendo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *