La Romantica 92.9 FM

Entérate

VIDEOS Padres protegen a sus hijos de la explosión en Beirut. Una tragedia mundial

El mundo se paralizó el martes 4 de agosto luego de que en el puerto de Beirut se detonara una explosión causando hasta el momento 137 muertes y 5,000 heridos, pocos fueron los que pudieron reaccionar a tiempo para salvar a sus seres queridos.

Se cree que la causa del siniestro se debe a un barco que atracó de emergencia en 2013 por problemas técnicos y que transportaba 2, 750 toneladas de nitrato de amonio.

El nitrato de amonio es un compuesto que puede ser utilizado como fertilizante pero que también en la fabricación de explosivos.

Si no se almacena en las condiciones adecuadas, como parece ser el caso de lo que había en la capital libanesa, puede resultar muy peligroso.

A pesar de que el director general de Aduanas, Badri Daher y el encargado del puerto, Hassan Koraytem, advirtieron en repetidas ocasiones sobre el peligro que suponía mantener el nitrato de amonio sin las medidas de seguridad requeridas, su llamamiento fue ignorado.

Pocos fueron los que pudieron reaccionar a tiempo y salvar a sus seres queridos. Este es el caso de Mohammad al Jamal que calmó y puso a su sobrino de seis años a salvo de la catástrofe.

Otro caso fue el de esta trabajadora que se encontrada limpiando la terraza de sus patrones, al memento de oír la explosión toma a la una pequeña que jugaba en el lugar y la carga para llevarla a una zona segura.

Esta tragedia está siendo investigada, el primer eslabón es localizar a los responsables del barco que transportaba el nitrato de amonio y otra teoría que arrojan mucho es que se pudo tratar de un atentado.

A causa de la investigación, el gobierno anunció este miércoles que se había puesto en arresto domiciliario a los encargados de vigilar el nitrato de amonio en el puerto.

Y el Consejo Superior de Defensa de Líbano ha prometido que los responsables se enfrentarán al “máximo castigo posible”.

Los videos de este trágico hecho han estremecido al mundo pero también hay unos cuantos que dan tranquilidad como los de estas dos familias que pudieron salvarse.

Sin duda una tragedia que esperamos no se repita jamás ya que recuerda las explosiones de Nagasaki e Hiroshima en Japón. Momentos terribles que le recuerdan al ser humano su irresponsabilidad con el planeta y el prójimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *